Un gesto al volante que puede destrozar tu verano, y tu vida

lunes, 16 de julio de 2018

brazo izquierdo siempre al volante

Mi deseo como cirujano plástico, y el de mi equipo, de unas felices vacaciones, está ligado necesariamente a la precaución en la carretera. En este sentido, la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), a la que pertenezco, ha lanzado una campaña llamativa por referirse sin tapujos a las consecuencias de un improcedente gesto al volante, que rara es la persona que no lo ha reproducido alguna vez en su vida. Bajo el hastag #brazoizquierdoalvolante se quiere concienciar sobre los riesgos que conlleva conducir con el brazo izquierdo (o derecho si eres copiloto) asomando fuera del vehículo. Se trata de una práctica mas habitual de lo que pensamos, y que cuando llega el verano, a raíz de un mayor número de desplazamientos, se convierte en una epidemia gestual que por desgracia puede llevar a unas consecuencias muy graves de las que no se es plenamente consciente y que arruinarán algo mas que tus vacaciones.

Es necesario advertir que esta forma de conducir, en caso de accidente, puede desembocar directamente en la amputación o el aplastamiento del brazo. Realmente no somos conscientes de estas consecuencias cuando vamos tranquilamente hacia la playa o la montaña. La amputación se produce por avulsión, que se desencadena cuando la mano o el brazo quedan enganchados a otro objeto o se cortan con él mientras el coche sigue en movimiento; el aplastamiento puede sobrevenir por un choque o simple roce lateral con otro vehículo, una pared, un elemento de mobiliario urbano, etc.

La SECPRE a través de la experiencia de sus cirujanos advierte de que un aplastamiento de este tipo conlleva la pérdida de la función completa del brazo, que resulta generalmente irrecuperable. Se trata de lesiones muy complejas en las que se ven afectados huesos, tendones, piel, nervios y vasos sanguíneos, por lo que solo a través de técnicas quirúrgicas y microquirúrgicas muy específicas ( incluso bajo el microscopio) recurriéndose incluso al reimplante de tejidos de otras zonas del cuerpo del paciente para mitigar las consecuencias.

Respecto a las amputaciones, la SECPRE  nos pide tener en cuenta a la hora de auxiliar en un accidente de este tipo que para favorecer la reimplantación posterior de dedos, manos o brazos seccionados  se sigan las siguientes recomendaciones: limpieza de la pieza seccionada con suero o agua abundante, envolverla en una tela limpia y húmeda, introducirla en un recipiente (una bolsa, por ejemplo), que, a su vez, pueda meterse luego en otro con agua fría y/o hielo, a fin de que no se congele, y enviarla con rapidez al centro en el que se atiende al paciente. Nunca debe aplicarse hielo directamente en el miembro amputado.

0 comentarios

También podría interesarte

SUBSCRIBIRSE POR EMAIL

Recibir por email cada nueva publicación. El email no se compartirá nunca.

Entradas Populares

Twitter