, ,

Rinoplastia: ¿Cuál es el “Triángulo del éxito” ?

miércoles, 19 de octubre de 2016

Cuando un paciente acude a mi consulta solicitando una rinoplastia es muy importante tener en cuenta que su valoración debe realizarse no solo desde un punto de vista anatómico, comprobando si tiene una alteración en la estructura de su nariz (bien por un traumatismo o bien de forma congénita) y desde el ámbito funcional (si respira bien), sino que también es imprescindible una evaluación desde un punto de vista psicológico.

La experiencia que me dan años dedicados a la rinoplastia me hace constatar lo importante que es evaluar a los pacientes desde lo que yo considero “el triángulo del éxito en rinoplastia”: perspectiva psicológica, anatómica y funcional

Es el punto de vista psicológico un aspecto no siempre suficientemente ponderado y puede que incluso suponga reparo por parte del paciente lo que estoy diciendo. No se trata de hacerle un test de personalidad. Es algo mas simple. Hay que comprobar que no hay discrepancia entre la alteración que el paciente me está contando padecer y lo que yo realmente veo. Existen casos en los que pacientes acuden a mí a causa de lo que ellos consideran que es un problema, y sin embargo yo no aprecio ninguna alteración. Para este tipo de pacientes resulta evidente que la solución a su caso no es una rinoplastia ya que realmente no existe un problema en su nariz sino solo en su cabeza. Es fundamental y honesto realizar una rinoplastia solo cuando la demanda del paciente coincida con la alteración que el cirujano es capaz de ver, no simplemente por la demanda en sí, por mucho que ello contraríe al paciente.

Ya en el aspecto anatómico, debo subrayar que es fundamental hacer un análisis exhaustivo de la nariz desde su porción superior, estudiando su relación con los cantos internos de los ojos, y llegando hasta la porción inferior y su relación con el labio superior. En ese análisis anatómico la piel es el primer punto que evalúo, ya que el tipo de piel que  presente el paciente es determinante en el resultado, y por tanto será un elemento básico a considerar a la hora de realizar la rinoplastia.

Por último, hay que realizar una inspección endonasal para detectar problemas de desviaciones del tabique o de hipertrofia de cornetes, y también evaluar tanto la válvula nasal externa como la interna en busca de estrechamientos que puedan comprometer el flujo aéreo nasal.

Si el cirujano tiene en cuenta estos tres aspectos y realiza una adecuada planificación y una precisa cirugía, el resultado será un éxito, como en este caso que te mostramos.

Resultado de rinoplastia tras cirugía del Dr. Emilio Cabrera


Puedes consultar mas información en www.rino-plastia.es

0 comentarios

También podría interesarte

SUBSCRIBIRSE POR EMAIL

Recibir por email cada nueva publicación. El email no se compartirá nunca.

Entradas Populares

Twitter