, , ,

Aumento de pecho con implantes anatómicos: ¿Por qué se preocupan las pacientes?

martes, 14 de junio de 2016

En las últimas semanas he notado un incremento de dudas en las pacientes en un tema que siempre les ha preocupado: las posibles complicaciones en el uso de implantes mamarios anatómicos. La mayoría de quienes acuden a mí consulta en Cabrera Plástica & Estética para un aumento de pecho son pacientes que van buscando un resultado natural, y en su mayor parte vienen solicitando que el aumento mamario se realice con implantes anatómicos. Sin embargo me ha sorprendido este reciente incremento en las preguntas relacionadas con las posibles complicaciones de los implantes anatómicos, en concreto con la rotación del implante. Recuerdo que esta pregunta era habitual hace una década, pero me resulta extraño que hoy día reaparezca de esta manera. Intuyo que este tipo de preguntas pueden venir motivadas por la inseguridad que algún cirujano plástico que no defiende este tipo de implantes y que utiliza tan solo implantes de mama redondos, pueda generar al hablar con pacientes que le consulten al respecto.



Es cierto que el riesgo de giro de una prótesis de mama, sea redonda o anatómica, existe. Y también lo es que si un implante redondo se gira no tiene ninguna repercusión estética porque todas sus medidas son iguales (en altura y anchura). Hay que admitir que en cambio, si un implante anatómico se gira, el resultado se altera, ya que las medidas son diferentes en cuanto a altura y anchura, por lo que el pecho se vería raro. Pero ello no es razón para desaconsejarlo, ya que en la colocación de ambos lo que debe primar es la calidad de la cirugía, su exhaustiva planificación y ejecución. Mas allá del tipo de implante. El implante anatómico es mucho más exigente a la hora de colocarlo, pero la prevención de su posible giro no pasa por evitar su colocación y optar por el redondo. La solución es un entrenamiento mucho más preciso para realizar un bolsillo para el alojamiento del implante muy estrecho y "a medida", donde la prótesis de mamá no tenga espacio para el movimiento. Soy consciente de que esta dificultad añadida se soslaya con el implante redondo, pero mi filosofía de trabajo me impide asumir esa actitud.

Aun así es importante detectar de forma preoperatoria a las pacientes con mamas en las que existe un mayor riesgo de giro del implante, para evitar episodios innecesarios con implantes anatómicos. Fundamentalmente hablo de aquellas pacientes en las que exista una laxitud mamaria muy importante, en las que hay que realizar una mastopexia, o en pacientes que provengan de una cirugía previa; es decir, que se les vaya a realizar una cirugía secundaria. Si bien es cierto que no está en absoluto contraindicado como norma utilizar implantes anatómicos en este grupo de pacientes, sí que es cierto que el riesgo de giro es algo mayor y habría que considerarlo de manera individualizada en un concienzudo proceso previo de planificación, valorando las ventajas y los inconvenientes de este tipo de dispositivos en ese grupo de pacientes.

0 comentarios

También podría interesarte

SUBSCRIBIRSE POR EMAIL

Recibir por email cada nueva publicación. El email no se compartirá nunca.

Entradas Populares

Twitter