Hernia umbilical y abdominoplastia

martes, 21 de abril de 2015


Durante la valoración preoperatoria para la realización de una abdominoplastia, es importante descartar la aparición de hernias umbilicales.
 



La aparición de hernias umbilicales es relativamente frecuente tras embarazos debido a la dilatación que sufre la pared abdominal. Es precisamente este grupo de pacientes, las mujeres tras el embarazo, el perfil más frecuente en nuestra consulta para abdominoplastia.

En la mayoría de las ocasiones la hernia umbilical es lo suficientemente pequeña como para que pase desapercibida para la paciente. Sin embargo, en otras ocasiones es la propia paciente la que nos habla de la molestia o del pequeño abultamiento en el ombligo. La actitud ante una hernia umbilical dependerá del tamaño y de las molestias que genere al paciente. Generalmente suelo aconsejar la valoración intraoperatoria y el tratamiento de la hernia por un especialista en Cirugía General. 

En la mayoría de las situaciones, una vez reducida la hernia, para la contención de la misma en el abdomen suele ser suficiente mediante el reforzamiento de la musculatura abdominal (plicatura de los músculos rectos del abdomen). Si la hernia es más grande puede ser necesario la colocación de una malla.

Existen también las situaciones en las que la hernia es lo suficientemente grande como para no poder tratarla en el mismo acto quirúrgico, por suponer una amenaza a la forma y resultado final del ombligo. Será su especialista el que considere en qué situaciones hacerlo y en cuáles otras sería aconsejable realizarlo de forma independiente.




0 comentarios

También podría interesarte

SUBSCRIBIRSE POR EMAIL

Recibir por email cada nueva publicación. El email no se compartirá nunca.

Entradas Populares

Twitter