, ,

Cirugía Plástica & Estética Córdoba: ¿Una nariz en la frente? Nada nuevo en cirugía plástica

domingo, 29 de septiembre de 2013







El pasado viernes 27 de septiembre todos los medios de comunicación se hacían eco de un  supuesto caso de reconstrucción nasal complejo.  En la televisión y los diarios se mostraban unas imágenes muy llamativas de un paciente con una nariz preformada en la frente , como si de un método reconstructivo nuevo y revolucionario se tratase. Nada más lejos de la realidad.


Aunque estos cirujanos chinos realizaron algunas modificaciones a la técnica convencional que ahora comentaremos, el procedimiento utilizado es todo un clásico en cirugía plástica; un clásico de… ¡¡ más de 2500 años!!. De hecho, es considerado por muchos como los albores de esta actividad quirúrgica. El primer procedimiento de este tipo fue descrito en una publicación India, “el Shamita” alrededor del 600 A.C. En este escrito Sushruta describe como reconstruye la nariz de un paciente con la misma piel de la frente.


El colgajo frontal es considerado como el método de elección para reconstruir defectos amplios de la nariz incluyendo el dorso, la punta nasal, alas nasales y columela. Los resultados suelen ser espectaculares dado que las características de los tejidos frontales tienen una apariencia muy similar a los tegumentos nasales, por lo que el resultado de la reconstrucción en manos experimentadas es realmente bueno. Además la zona donante (frente) suele cicatrizar muy bien, con lo que las marcas resultantes suelen pasar bastantes desapercibidas.


Como digo, el colgajo frontal clásico se diseña en la región frontal opuesta al defecto para permitir una mejor adaptación de tejidos. Está basado en la arteria supratrocelar que es rama final de la arteria carótida interna (a través de la órbita). Ese diseño vendrá determinado por las necesidades de cobertura que se precisen.

En función de las estructuras que sea preciso reconstruir, se realizará el colgajo frontal clásico o el colgajo frontal prelaminado; éste último es el que ha sido el realizado en este mediático caso.

El colgajo frontal clásico está indicado para aquellos casos en los que sea necesario reconstruir solo piel; es decir, cubierta externa nasal. Pacientes con secuelas de tumores, quemaduras, traumatismos, etc.

El colgajo frontal prelaminado se diseña cuando, aparte de esto, se hace necesaria la reconstrucción del soporte nasal e incluso la vía aérea como ocurre en casos mas severos (grandes tumores, secuelas nasales por consumo de cocaína, o grandes traumatismos). 

En este caso han utilizado un colgajo frontal prelaminado. A grandes rasgos y sin entrar en detalles técnicos más complejos, lo que han hecho es:

Prelaminación de tejidos. Consiste en incluir distintas capas de tejido en el territorio de un eje vascular. En este caso, para la reconstrucción de mucosas se colocó un injerto de piel. 
   


Colocación de un expansor tisular que permite obtener por “distensión” tejidos suficientes para la reconstrucción. 


Una vez finalizada la expansión, los tejidos se han distendido lo suficiente como para poder modelarlos y recrear en este caso una nariz. 


Formación de la estructura de soporte nasal mediante injerto costal. 


Transposición del nuevo tejido nasal a su lecho receptor.

 

1 comentarios

  1. Es realmente increíble, jamás había visto algo parecido. Esta reconstrucción de nariz es realmente escalofriante.

    ResponderEliminar

También podría interesarte

SUBSCRIBIRSE POR EMAIL

Recibir por email cada nueva publicación. El email no se compartirá nunca.

Entradas Populares

Twitter